Un corazón partido.

un corazon partido

LIBROS Y DINÁMICAS CRISTIANAS: El  otro   día   escuche  una   historia  terriblemente  triste.   Una   pareja  se  casó relativamente  joven; tuvieron  una  criaturita,  una  preciosa niña.  Sin  embargo, un día  tuvieron  una  discusión algo violenta. Quizá se enojaron demasiado, pero  no llegaron a  los golpes. Pero  de  repente, dieciocho días después, esta señora se levanto, hizo abandono del hogar  y se fue al domicilio de sus padres. Al llegar a la casa de su padre, esta señora pidió el divorcio a su padre, quien es un juez. Este le concedió el divorcio y dejó a su esposo sumido en la tristeza, el dolor y el horror de  no poder  ver más a su  hijita, porque ella se lo ha prohibido. Amado  lector, el cristiano verdadero piensa en  casarse y en  vivir unido a  esa persona en amor, paciencia, cariño,  ternura y perdón constante hasta que  la muerte los separe. Esa señora abandono a su marido,  no por cuestión de inmoralidad sexual, sino porque no  quiso  vivir  más  con   el,  ¡Simplemente porque  habían  tenido  un  pequeño altercado!  Pecó contra  Dios,  pecó  contra  su  marido,  pecó  contra su  criatura;  y pecó  también  el  padre de  ella,  que  le  permitió  regresar a  la  casa y que  permitió que esta pareja  se separara. Querido  joven,  esto  es claro.  "No es bueno que  el hombre esté solo" dice Dios. Y el cristiano nunca se debe separar de su cónyuge, hasta que únicamente la muerte los separe.

Autor: Luis Palau

0 comentarios:

Publicar un comentario